lunes, 1 de marzo de 2010

Carta De Una Vida Cubana,

O epitafio de una vida abandonada,

De niño...

Los veo hablando, con la sangre tibia,
de hoteles, Petrobras, playa y mojito.
Pero yo, señor mío, voy justito,
y el Líder de lo Común no me alivia

ni el silencio ni el llanto ni la rabia
por la partida de mi papaíto,
en busca de un futuro más bonito
que diseñó una -mala- mente sabia.

Pero al decirlo he de bajar el tono
¡por si se halla ojo avizor nuestro alcaide!
Y, aunque no tenga corona ni trono,

estas míseras palabras nos pide:
- Sea bienvenido a Cuba, patrono,
¡ah! y de la limosna no se olvide.


De joven...

Subiendo a lo alto de nuestra Gran Piedra
observo a la Bella Habana, en su Fuente,
triste y llorosa, al no ver más el puente
donde la paz amaba a la palabra.

La misma senda ahora nos separa.
Presa y atrapada quedó mi mente.
Mi padre escapó, como un delincuente,
suplicando que yo le perdonara.

Que él regrese a nuestro hogar es mi sueño
pero a Cuba no vendrá, por su dueño.
Yo sigo con mi quehacer primero,

así que voy a vuestro Varadero,
a pediros, en la mano el sombrero,
la ayuda que no me dio de pequeño.


De anciano...

Viendo ya mi corazón envejecido
y aún siendo casi como un mal indigente,
es fácil soñar con tan poco vivido
y aceptar la cruel vida de un inocente.

Con la certeza de todo lo perdido,
por la falta de una mente consecuente.
Y tristeza por lo que pudo haber sido,
Si no hubiera muerte para tanta gente.

Nací pobre, nunca fui un rico hacendado
y por eso no comprendí la verdad
¡de tanto turista y tanto desterrado!
¡de tanta injusticia y tan poca piedad!

Ahora descanso en mi casa, acostado.
Pienso en mi vida implorando caridad.
Por las calles, en mi tristeza, humillado.
No era una moneda. Era la libertad...

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu espacio, felicidades!! Sigue mejorando.

    Te invito a visitar Precious Moments, un agradable espacio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. "Si la soledad te enferma el alma, si el invierno llega a tu ventana, no te abandones a la calma con la herida abierta, mejor olvidas y comienzas una nueva vida y respira el aire puro sin el vicio de las dudas.
    Si un dia encuentras la alegria de la vida, se feliz, se feliz. Con los colores de una mariposa vuela entre las luces de la primavera, si te imaginas que la lluvia te desnuda juega en los mares que despiertan a la luna y, se feliz, se feliz. Si la soledad te enferma el alma..............."

    Anais Abreu

    ResponderEliminar